El mensaje oculto

Estos días, con el viaje a Tailandia de Sebas y todo el equipo GE, viendo las fotos que pudieron tomarse con tigres y elefantes, animales de naturaleza tan fuerte, llenos de capacidad y valentía, me llenaba de un sentimiento de compasión al verlos con cadenas atados, cumpliendo un propósito tal vez entregado por la vida misma para que nosotros los humanos pudiéramos tomar un aprendizaje de el.

Si. Hasta los animales tienen un propósito de vida. Un destino. ¿Qué hacemos los que miramos desde afuera? Honrarlo y respetarlo. ¿Qué es eso?

Hace unos años alguien muy importante para mi, me enseñó algo que nunca voy a olvidar:

-…“Nos enseñaron que la compasión se parece a la lástima, si vemos una persona pidiendo monedas en un semáforo, con su ropa sucia, su cara triste y su vida vacía, el sentimiento que nos embarga como colectivo es pensar: “pobrecito, que pesar”. Esa lástima, ese sentimiento es una energía, que le transmito a esa persona y me transmito a mi mismo. Ese “pobrecito” hunde al otro en su realidad, en otras palabras, le estás diciendo “que pesar, nunca podrás salir de esa situación, no tienes la fuerza suficiente”.
Cambiemos esa creencia, esa afirmación. Cuando veamos una persona así en la calle, mentalmente digamos: “honro y respeto su destino y tomo el mío” cuando honro, le envío a esa persona una energía de fuerza. A un nivel de consciencia mayor, el destino “difícil” de esa persona, es la mayor oportunidad de evolución que el universo pudo entregarle, entre más “difícil” es el destino, mayor es la fuerza para hacer algo grande con ella. Recordemos historias de personas que con todo en su contra y el panorama más gris, han logrado levantarse y convertirse en inspiración para el universo entero.”-

Estas redes sociales, son nuestra nueva “calle”, dejemos buena energía por aquí, créanme que yo le estoy trabajando a esto, un comentario hace que alguien tenga una sonrisa o que tenga un latido fuerte de susto en su corazón, ¿Que energía quieres emitir? ¿Qué energía quieres atraer?

Volviendo al tema de los tigres y los elefantes, aunque sus cadenas me inviten a la lástima, al pensar: pobrecitos, será que les duele? transformo esa energía en compasión, los honro y respeto su destino. Y me cuestiono?: ¿cuando, aún con la fuerza, el empoderamiento, la valentía, la CAPACIDAD que es la naturaleza de MI ESENCIA, me he minimizado a unas cadenas, creyendo que sólo lo que está al frente de mis ojos es lo que puedo alcanzar? ¿Cuando le he entregado mi poder personal y valor a otros, para que sean ellos los que digan que puedo hacer y que puedo no hacer? ¿Cuando he creído más en la fuerza de las cadenas que creo que me atan (miedo, inseguridad, mentalidad limitada, opinión de los demás) que en la fuerza y en el poder natural que me habita?
El tigre y el elefante me recuerdan que el PODER ESTÁ DENTRO DE MI, sin embargo, soy la única que puedo darle valor. Si lo dejo en manos de la vida y los que me rodean siempre viviré condicionada a lo que ellos quieran hacer de mi.

Con esto no quiero decir que a un nivel de consciencia más superficial no pueda ayudar al que está vulnerable, o defender al que tiene menos oportunidades o buscar soluciones a la desigualdad, no. Yo puedo hacerlo, pero la invitación de esto que escribo es a que nos abramos al mensaje oculto. Al verdadero aprendizaje que hay detrás del destino del otro para ti, para mi.

Quitémonos la falsa modestia que genera el sentir “pesar” por otros o como en este ejemplo, por los animales. Honremos y respetemos su destino. Tomemos el nuestro y hagámonos responsables de la energía que emitimos. Es lo que traeremos de vuelta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s